lunes, 31 de diciembre de 2012

DOCE UVAS

"en la puerta del Sol como el año que fue..." Se cierra el veinte doce. Comienza el veinte trece o doscientos uno tres. Y a mi que el trece me gusta...Pues eso que esta noche, todicos, todos congregados en nuestra puerta del sol particular, con familia, con amigos, o con amigos qu eson familia, a repetir el manido y atragantador slalom de ingesta de uvas, con hueso o sin él, intentando hacerlo al ritmo sincronizado de los doce toques.
    Iba a hacer otra entrada. Llevaba días pensándola. Pero la caprichosa inspiración me ha traído las letricas que hoy os comparto. Doce uvas para doce campanadas, para doce meses. Uvas dulces de Alicante, que son vendimiadas para no morir en el lagar ni pisoteadas por pies desnudos en esa aplastante danza anual del otoño. Uva verde, como la esperanza, como los ojos verdes, como el campo en primavera, como el verde limón...

            La primera uva por la salud, que es lo que más importa, y el combustible sin el cual el resto de maquinarias no funcionan. La segunda por el afecto, que siempre es necesario y nunca es suficiente. La tercera por el amanecer, por el capítulo diario de la vida. La cuarta por el trabajo. La quinta por el sosiego . La sexta por la familia, que es nuestra aunque a veces nos sature. La séptima por la emoción, de un  beso, una canción, una procesión, un poema. La octava por quienes están, estáis ahí. La novena por el color y el calor. La décima por la ilusión, tantas veces secuestrada y ahora recuperada. La undécima por vuestros buenos deseos, que también son los míos. Y la duodécima, que casi es la primera del nuevo año, por lo que empieza, por el principio, por estar conmigo en este enero pequeño y tímido.
   
        Y doce besos. O mejor, trescientos sesenta y cinco. Pero millones.
              ¡Feliz 2013!


sábado, 29 de diciembre de 2012

LA HUIDA A EGIPTO

El relato del Nuevo Testamento, muy breve y propio del evangelio de Mateo, narra cómo un ángel se aparece en sueños a José y le ordena que huya a Egipto junto con la Virgen María y el Niño Jesús, pues el rey Herodes lo estaba buscando para matarle (la matanza de los inocentes). José obedece; y al cabo de un tiempo indeterminado, muerto ya Herodes, se le ordena volver de un modo similar. El propio evangelista ve en el episodio un cumplimiento de una profecía del Antiguo Testamento: de Egipto llamé a mi hijo. (Oseas, 11, 1).
     Siempre me ha gustado la imagen de la Virgen a lomos de una burrica, probablemente la que había en el portal y a Benedicto le ha dado por vetar, después de tantos siglos de estar tan tranquilica recostada al lado del buey, con el Divino niño en brazos y ese pobre San José que no ganaba para disgustos, y para el que no había un momento de tranquilidad. 
     En mi belén murciano popular, tengo ese misterio en barro, y me gusta, o gustaba porque ya no lo pongo, ponerlo en orden cronológico,a la sombra de una palmera de barro con las ramas de metal y antes del grupo de la familia de Nazaret, con la virgen cosiendo y el hijo y padre en la carpintería. Una escena sumamente tratada en el arte, de gran ternura y plasticidad, como esa magistral composición salzillesca y tantas piezas pictóricas sobre todo en esos deliciosos "descansos en la huida".
      Aquello fue un exilio. En toda regla. Una familia pobre con un niño recién nacido. Como tantos otros que vienen en pateras o como pueden. A un país extraño, sin familia, amigos. El evangelio una vez más se adelanta a los tiempos. Con la amenaza de muerte encima, como tantos exiliados que escaparon de la violencia. Pobres gentes que tienen que abandonar hogar y lugar; a veces no nos paramos a pensar la suerte que tenemos y esperemos que dure.

     "camina la Virgen pura de Egipto para Belén..." así comienza ese villancico en forma de romance con la historia del ciego generoso al que la virgen pide una naranja para beber y en agradecimiento le devuelve la vista. Tantas versiones, tantas veces escuchado. Y a la mente las pascuas de hace décadas cuando la mujer sabia de mis ancestros me lo recitaba.
     ·caminemos a Belén" o a donde sea. Pero sin huir. O si huimos que sea por mejor. A veces es necesario huir de pasado, de nuestros miedos y nuestras rutinas. Por eso voy a huir en breve; pero no a tierras extrañas, sino a otro hogar, de donde nunca me voy y siempre estoy.
     Y debe ser bonico Egipto. A ver si se tranquilizan un poco y vamos a ver las pirámides, que me encanta todo ese tema. Faraones y faraonas. Mucho calor. Y el Nilo, donde aparecían niños flotando en cestos, huyendo también de la muerte. Y de perfil me despido, cual pintura jeroglífica.
     Feliz finde a todos, y al año 2.012 ¡que ya no te queda ná!

viernes, 28 de diciembre de 2012

FADRINES

Son las solteras en valenciano. Es una palabra bonita, que suena mejor creo yo que en castellano.
   Pero bueno, que hoy no voy a hablar de solterías ni casamientos. Hoy son los santos inocentes, tan bonicos los pobres, y tampoco pienso gastar inocentadas, que es una cosa que me da pesaombre y mucha.
   Hoy, en Ibi, un pueblo del interior alicantino celebran el día grande sus fiestas de invierno, muy peculiares con sus "enfarinats". Una de las muchas fiestas de inocentes que aquí han sabido conservar, no como en muchos otros sitios que han dejado perderlas. Aparte de la peculiar batalla de harina, que es algo impresionante, se celebra el baile del virrey, donde casi todo el pueblo baila sus danzas tradicionales, aprendidas y conservadas de generación en generación y luciendo sus maravillosos y únicos trajes típicos, de los más interesantes y peculiares de toda España, merecedores de galardones y premios dentro y fuera de nuestro país.
     Las casadas tienen su indumentaria especial, muy rica y señorial. Pero el traje de fadrina o pastora, es una exquisitez, un derroche de personalidad y elegancia, destacando el sombrerito o capell, profusamente adornado, que cubre el maravilloso peinado de rodetes y esa larga y trabajada trenza. Y la suntuosidad de los mantones y esas sayas plisadas. Por suerte, aquí, no se ha sucumbido a ese sarampión repulsivo de delirios dieciochescos y anacrónicos. No hay aquí cotetas, ni colores chillones, ni cutrefalleradas importadas. Con dos modelos les basta y les sobra. Y por eso los aplaudo, y un poco los envidio.
      En unas horas, sonará el trompot, la malaguenya o la ibillanera. El virrey, elegantemente vestido de etiqueta, con su sombrero y las cintas danzará con las espectaculares damas ibenses, convertidas en reinas y princesas, de un bien hacer el folklore, de dignificarlo, de darle sentido y hacer que se sienta con orgullo.
    Un año de estos tengo que ir verlo. Que yo también soy fadrí. Y folklórico. Y un poco virrey de sueños y buganvillas. Feliz finde.
   

jueves, 27 de diciembre de 2012

TURRONES

Bandejas enteras por doquier. Por todas partes se simultánea el turrón con los polvorones, mantecados o mazapanes. Esta borrachera de dulce y gula, que durante una quincena nos hará olvidar propósitos de mesura y buenas intenciones, sobre todo en cuanto a dietas equilibradas y esas cosas.
    Así que he decidido dedicar el post casi semanal de índole gastronómica, al turrón. Me declaro superfan del blando o "Jijona", que es un hermoso pueblo alicantino, donde se baila la "sandinga" una especie de malagueña muy hermosa en la que los hombres abanican a las mujeres, muy hermoso todo. Aunque es estas fechas me satura su presencia omnipresente, y prefiero el trocico comprado en las noches septembrinas de feria, en los puestos de turrones jijonencos o de Lucena, que ahora que lo pienso, hay muchismos turroneros  de allí en las ferias, con sus puestos en los que preside el cuadro de la Virgen de Araceli, hermosisma ella también. Ese trocico envuelto en plástico, que deja las manos un poco aceitosas es un ritual innegociable de entre todos los demás (miguelitos, pollo con champán, bocata morcilla...) de mi feria, de nuestra feria.
      El "duro" también me gusta. Pero cuesta mascarlo jeje. Se le denomina "de Alicante", pero no tengo constancia que en la capital se fabrique. Ahora que me acuerdo en Hellín, aparte de caramelos también lo hacen. Aunque el duro me gusta mucho, prefiero las "tortas imperiales" que es un duro más finico y que cuesta menos comer, y que de niño siempre nos traía mi querida y recordada tía Ramona, que se fue el sábado de gloria, sin dar guerra, como hizo toda su vida, mientras templetillo avistaba la bahía de Cádiz, sin poder despedirse de ella.
    Lo que no me gustan son las variedades exóticas. Hasta en esto soy clásico y tradicional. Que no, ni con pistachos, ni guirlache, ni yema ni na, blando o duro, como a veces estoy o me encuentro. Más veces blandico, porque uno no es de piedra y se emociona y se cae; otras duro, porque las cosas y la gente a veces, te hace ponerte detrás de la muralla, con una cota de malla particular que ojalá fuera de brisa y risa siempre...
      Me resuena el lobo, que buen turrón, el turrón veinticinco, vuelve a casa por navidad, 1880, el turrón más caro del mundo, de suchard...parte de nuestra memoria visual e histórica. Sin olvidar ese turrón doméstico de almendra, nueces, miel y palomitas de maíz, hecho bajo los peñascos de la ribera del Júcar, mientras la Virgen de Cubas acuna a su niño, en su humilde ermita, que más que santuario es un portal.
     Y en nada florecerán los almendros de los que saldrá el fruto básico de este dulce. Bonita estampa la de estos árboles floridos. Ya les dediqué un post una vez; lo mismo hago otro, pero nuevo, como es mi día nuevo, y sobre todo mi noche nueva y buena, mientras cierro los ojos y sueño con la nieve y flores de almendro. Quizás pronto, las veas desde tu ventana.
    ¡ah! que he leído que el turrón blando es bueno para el ardor de estómago. Aunque yo tengo otros ardores jejeje...y mañana los inocente, y que sea lo que Dios quiera!

miércoles, 26 de diciembre de 2012

MESA CAMILLA

No renuncio a ella. Es el complemento ideal para tardes como estas, de largas sobremesas tras los banquetes navideños, mientras lloviznea fuera y se van consumiendo las horas de este primer asalto festivo. Ahora con brasero eléctrico, incluso con el radiador simultáneo, recordando aquellos tiempos de los viejos braseros de hierro, con las ascuas sacadas de las lumbres de la chimenea, cenizas piconeras de rojos y grises...
    Ya sé que no es moderna. Pero fue el primer mueblo que entró en mi humilde casa. En ella leo, escribo, dibujo, como, río, lloro, hablo, canto, me refugio bajo sus sayas o faldas, caliento mis piernas y los trozos a veces helados de un alma descompuesta. Nunca tuve mesita pequeña de centro, que son muy bonitas, si, pero a mi como que no...La mesa camilla es también parte de mi cultura, de mi iconografía, de mi hogar y por supuesto uno de los muebles imprescindibles de mi particular inmueble.
        Segundo día de pascuas navideñas. San Esteban, el primer mártir lapidado, como aún en día se sigue haciendo en nombre del fanatismo y la intolerancia, se celebra a lo grande en las tierras valencianas y catalanas; también en algunas zonas de esta Mancha manchega y serrana. Creo que hoy comeré arroz al horno, o "al forn" una de mis debilidades, a las que ya dediqué líneas, meses pasados. Y como decían los Mecano cinco días más para la cuenta atrás, ¡ah no! que eran cinco minutos, vaya cabeza la mía. Sin embargo, cinco minutos pueden ser más que cinco días si tú sabes hacerlos especiales, porque el tiempo solo se transforma. Y da calor, al abrigo de la mesa camilla, calentita y acogedora.
        Cuatro patas, tabla y tarima. Brasero y faldas. Invierno. Navidad y nostalgia. Besos y Abrazos. Todo alrededor de la mesa camilla, que no es camilla de ambulancia ni cama pequeña. Cierro aquí y me voy al brasero, tengo frío y es tarde. Fuera ya no llueve. Y mañana saldrá el sol y habrá que dar gracias y volver a vivir, a andar y a soñar. Y también a escribir.
   

lunes, 24 de diciembre de 2012

BUENA NOCHE

  Buena noche, nochebuena que suena,
  a los que no están ni son buenos,
  a los que no tienen cena ni mesa,
  a los que no cantan ni saltan,
  a los que tiemblan y aguardan.

  Que no sea noche oscura ni dura,
  que haya estrellas y quimeras,
  que no haya soledades ni peleas,
  que no sea una noche buena
  sino un millón y mil doscientas.


   Veinticuatro días y casi siglos,
    y mañana suma uno y veinticino,
     y pasado San Esteban y sus piedras
       y dos después la degollada inocencia.

            Buena noche, nochebuena
            paz y amor,salud y recuerdo,
            aunque no haya dinero,
            pero sí pan y encuentro.
           
            Tal vez pronto haya buenas noches en invernales primaveras...
             ¡Paz y Bien! ¡Gloria a Dios en las alturas!

                    Y yo sólo soy un pobre pastorcillo, pastoreño, que os manda un zurrón lleno de abrazos y besos ¡BUENA NOCHE TEMPLETILLER@S!

 

domingo, 23 de diciembre de 2012

DE BELÉN

Pues ya están aquí. Con este finde largo como antesala. Aunque ya empezaron después de todos los santos, con el despliegue comercial y las primeras lucecitas.
   Pues eso, que es Navidad. Y sabéis que no me gustan mucho. O lo mismo si me gustan y me niego que a mi mismo que así sea. Pensando estos días, me gusta el reencuentro de gente que solamente veo por ahora o en feria, me gustan los "nochebuenos" de Lezuza, unos bizcochos con almendra realmente exquisitos que solamente ahora es posible degustarlos. Los villancicos también, sobre todo los de mi tierra y los jerezanos. Los árboles de navidad, no, no puedo con ellos, me sobrepasan, dichosa colonización anglosajona, como si aquí, no tuviéramos nuestras peculiar y maravillosa iconografía navideña, como en los belenes, que aún hoy me dejan embobado, me retrotraen a la infancia y me siguen despertando admiración y embeleso.
    Belén. Casa del pan. Bonito nombre. Como mi virgen almanseña, que tanto quiero, a pesar de ser portal en mayo, y nacimiento y santuario de verano. Pero sin duda, el lugar donde la palabra se hace arte en esta tierra mía, es en la villa de Liétor, en esa ermita del barrio alto, donde la virgen recibe la adoración de los pastores en el más numeroso paño de pintura popular, plagada de barroco, donde retablos, devociones y leyendas se tornan en el más fabuloso tebeo de colorido y borrachera naif, donde el tiempo se detiene y el silencio que casi siempre reina en él, se torna en algarabía por las celebraciones de estos días y algún aguilando letuario  http://www.grupotradicion.com/musicas/Aguilandera_Lietor.mp3 
      Belén de Liétor. Belén del mundo, a ti amigo, que haces arte con barro y creas los personajes y el decorado. A tí que cantas en la zambomba, mientras piensas en callejear por estrechas calles. A ti, que abres la caja guardada de año en año, donde descansas las figuritas que dan vida a la escena más importante del mundo. Belén es la culminación de la Encarnación. En vísperas de la nochebuena y del fin de año, que no del mundo. Colores quiero que tengas las columnas de mi vida, como un retablo con vida, con alegría, que no es tiempo de blancos y negros, en todo caso, de sepias, eso si, mejor a la plancha.
     Domingo suave. Solemnes vísperas. Esperando la voz que todo lo calma, todo lo envuelve, todo lo cambia. Se llama ilusión, como la que tuve de niño, mientras soñaba y me extasiaba con mi belén, con los belenes. Ahora es otra, y gracias a Dios, lo es. Mañana más.

viernes, 21 de diciembre de 2012

INVIERNO SIN BLANCOS

Pues no. Por mucho invierno que entre hoy, no está el parque nevado, y me temo que no lo vamos a ver. Este viejo parque albaceteño, antes de los Mártires, ahora de Abelardo Sánchez, sigue en su color gris invernal, tras haberse teñido de amarillos y naranjas en meses pasados, y formando la alfombra de hojas caídas, como piezas de un pachtwork inmenso, que han sido borradas por el viento, por la escoba y por el tiempo.
     Sino lo remedia ese fin del mundo tan manido y repetido, hoy comienza el invierno. La cuarta estación, aunque yo me quedo con la quinta y esa canción "me muero por conocerte". Todas son masculinas, menos la primavera, que es la que da la nueva vida al año, los colores al campo y al cielo, algo así como el renacimiento tras estos meses de días menguados, de frío en el rostro, cuando no en el alma, y grises, demasiados...
    Hibernum tempus. Y en mi tierra dice el refrán: "nueve meses de invierno y tres de infierno". Es la castellana llanura, de amplios horizontes, con algún arbolico desperdigado, y los cielos mezclando azules, lilas, rosas y algún anaranjado atardecer. Esta noche, soñando con la suerte de los que saldrán en el telediario de mediodía con la papeleta talismán de suertes y bienes, también entraré en el mundo onírico de  unas navidades blancas, solo conocidas en ese villancico tan americano, tan clásico. Unas pascuas, porque aquí las navidades son las pascuas, viendo caer la nieve que no cae, tras los cristales, envuelto en mi manta y tu sofá, con un halo de melancolía, de emotiva cadencia, de silenciosos decires.
       Comienza el invierno. Y un día más, escuchando los buenos días. Un día que es más que todo eso, es una nueva historia, una nueva entrega de esta novela que escribo y comparto, y que ojalá no acabe en mucho, muchísmo tiempo. Con blanco invernal, gris de solsiticio y siempre verde de esperanza, que aunque hace tres días siempre estará conmigo, contigo, con vosotros.
       Cielo despejado. Pocos grados. Y no nieva nada. Sólo algún copo en el pensamiento, que a veces se seca por la rutina, la tarea y esa distante cercanía. Una hora y pico ya cumplida de este veintiuno, y el mundo sigue, y gira, y gira, en el espacio infinito, como la canción de Jimmy Fontana, que mira que me gusta.
     

jueves, 20 de diciembre de 2012

DE CUANDO ERA NIÑO Y TENÍA ANGINAS

  Esta tarde, mientras conducía por estas carreteras fronterizas de la provincia, entre amagos de niebla y lucecitas navideñas adivinadas a lo lejos, entre las casas de los pueblos que rodeo, me vinieron a la mente aquellos años de la infancia en los que tradicionalmente, servidor se ponía malo de las anginas y se pasaba unos días en la camita.
    Será que uno ya tiene una edad y empieza a hacer recuento de los años vividos, que se antojan lejanos y cercanos a la vez, tal vez porque me he dado cuenta que la vida va en serio y solo te tienes a ti mismo para protegerte. Pues eso, todos los años me ponía malico, con esa desagradable sensación en la garganta de no poder tragar, aderezada con la fiebre dichosa y ese malestar generalizado de todo el cuerpo.
    Y así las mujeres del gineceo de mi casa me encarcelaban en aquella cama, de la que no podía moverme, salvo para ir hacer pis, o mear, y a veces ni eso, que yo también fui del orinal. Y por varios días solamente podía probar el caldo caliente y sabroso, cocido durante horas y los zumos de limón que odiaba, y los de naranja que eran más llevaderos. No existía el clamoxil ni la lizipaina, y allí me pasaba días, pegado a la radio, donde a pesar de mi edad me tragaba hora25, Elena Francis o los discos dedicados de Radio Popular; de allí viene mi complicidad y casi adicción con la radio. Y de más pequeño recuerdo a mi abuelica adorada, untándome el pecho con Visvaporub, no sé como se escribe, y aquellas cacerolas con eucalipto cocido que era buenismo pa tó. Lo peor era cuando venía la vecina Resure a pincharme, que mira que me gustan poco las agujas, y aquella mujer calentaba esa vieja caja de metal con las agujas dentro en una hoguera de alcohol para luego ponerme el estoque.
     Llevo años sin ponerme así de malo. Mis anginas de vez en cuando dan la lata y ya está: lizipaina al canto. Es que el invierno de aquí es duro, aunque este año de momento va suave. Pero vuelvo a los remedios de siempre, a ver si se me pasa. Al menos me libré de la operación temida.
      Me voy a la cama. Y antes, un vasico de leche caliente con miel. Y mis mejores deseos. Y un beso, desde la Mancha, mancho de cariño.

miércoles, 19 de diciembre de 2012

ESTRELLITA

La más graciosa. La recuerdo muy mayor en la televisión con su sempiterno caracolillo, su seña de identidad, casi sin voz, pero con una "aje" y una simpatía únicas. Estrella, ¡que bonito nombre!, era hija de un gallego afincado en Sevilla y de la Sebastiana, que por lo visto era aún más ocurrente que la hija, tanto que hasta se le dedicó una copla con su nombre.
    Estrellita fue un mito. Como Imperio, con la que compartió actuaciones germánicas. Y estuvo fuera del duelo Piquer-Reina, porque era otra cosa, estaba por encima del bien y del mal, como Lola, otro mito, con la que comparte un antológico diálogo y suelo por tanguillos en "Casa Flora", su última aparación en el cine.
        Con su característica voz, muy nasal, pero incofundible, nos llevaba a lomos de la Jaca jerezana ¡ay Jerez de la Frontera!, mientras España, esta España mía, esta España nuestra, suspiraba de melancolía y de emoción. Canciones única e inigualbales, como la trilogía de las "Marías": de la O, Cruz o Magdalena, esta última mi preferida.."vuelve otra vez a ser mía, vuelve otra vez a ser buena, pero vuelve arrepentía, ay María Madalena"...
       Sevillana de gracejo, única e inimitable era la Castro. Y cuando, acompañada de sus palillos, cantaba y escenificaba esa "Morena de mi copla", con Julio Romero y Córdoba de mi alma, siempre presentes. O "los tientos del reloj", drama puro y duro, real, tal vez biográfico, una de sus creaciones más bellas.
         Y vestida de salmantina, o de volantes, haciendo patria chica y grande y esas sevillanas a Santa Justa y Rufina, ella fue una "máquina" de arte, sin rivalidades, siempre, con chispa, con salero.

       Alguien limpia su tumba y le pone alguna flor, en Madrid, lejos de su Sevilla. Y decían que Estrellita era de segunda ¿de segunda? amos hombre!

martes, 18 de diciembre de 2012

ERES MI ESPERANZA


Una semana antes del nacimiento, la expectación del más importante acontecimiento de la Historia, se simboliza en María, madre de la Esperanza, tierno y consolador título en estos días de ásperos fríos, y que  nos retrotrae a otros tiempos de saetas y abriles.
La fiesta de la Virgen de la Esperanza se celebra en España desde tiempos muy antiguos, siendo establecida litúrgicamente en el décimo Concilio de Toledo (656), presidido por su obispo San Eugenio III, con el nombre de Expectación del Parto. Con ella los obispos querían resaltar la fiesta de la Anunciación (25 de marzo), que por caer muchos años en plena cuaresma, no permitía celebrar con el debido esplendor la fiesta de la Encarnación y el estado debuena esperanza de María.
Mis Esperanzas sevillanas bajan de sus altares, y la gente las espera para besarlas y admirarlas de cerca. Triana y la O, la Trinidad y la Enfermera Divina, la sanroqueña que es llena de gracia, y la que es Esperanza de las Esperanzas en el arrabal de San Gil, lloran pero de alegría ante la venida de un Niño que trae buenas nuevas, y que en primavera será causa de otras lágrimas de dolor. El verde simboliza la medida, la distancia entre colores, la fertilidad, la naturaleza y la luz.
      Otra Esperanza cordobesa soñará en San Andrés tardes de domingo entre bronce gitano. En la plazuela, la Yedra será mas verde y más esperanzadora que nunca. Y en estos tiempos de zozobras y miedos, siempre nos quedará Ella, metida y encerrada en la caja de pandora de nuestros corazones y creencias.

  Yo mientras esperaré que el blanco y gris de estas nieves e hielos, dé paso a nuevos floreceres.

lunes, 17 de diciembre de 2012

DE AGUILANDOS


Los aguilandos (falsa pronunciación de la palabra aguinaldo) son cantos propios del periodo festivo
navideño, que comparten con otros cantos comunes en esta fiesta, la viveza rítmica que les da la
abundancia de instrumentos populares de percusión que todos conocemos (zambombas, panderos,
platillos, cañas, etc.), pero no por ello pueden catalogarse de villancicos, pues hay sustanciales
diferencias entre unos y otros.

Los villancicos suelen ser canciones singulares (con una melodía propia y diferente, aunque parecida, entre unos y otros) aunque el mismo se repita en lugares relativamente alejados.
   Los aguilandos, que se dan en la actualidad en una gran zona compartida por Andalucía oriental, Murcia y Albacete, por el contrario, tienen en común un esquema de estructura musical, con ligeras variantes en el ritmo y en la melodía. Y si en algunos casos cuentan con unas letras ya establecidas, su principal característica es que la estrofa literaria se improvisa sobre la musical (es decir las letras son inventadas sobre la marcha), lo que, dada su agilidad rítmica, requiere una gran habilidad y no menos ingenio.

"dame el aguilando estrella "                " que le corten al aguila el pico
lucero del claro día                              al gato las uñas
que una noche como ésta                     y al buey las pezuñas
parió la Virgen María                           y el rabo al ratón
y digale algo                                         y alégrese el mundo
y que le diré                                         que ha nacido Dios"
lindango lindero
caramba y olé"

Aguilandos y villancicos de Pozohondo y Hoya-Gonzalo. Pero para templetillo como el villancico
"Con seda verde" no hay otro; ese primer ritmo lento de romance que rompe por seguidillas manchegas:

"San José es carpintero, la Virgen teje
y el niño hace madejas con seda verde
pero como este juego le está cansando
ya empieza a hacer pucheros ya está llorando
y yo que soy manchego vengo a cantarle
seguidillas manchegas para alegrarle"

Este es mi particular saludo, christma y felicitación para todos mis queridos lectores-as y
seguidores-as. Este finde he vuelto a cantar estos cantos, que es de las pocas cosas que me gustan de la navidad, recordando aquellos años, no sé si maravillosos, en los que íbamos recorriendo la provincia de punta a punta, recopilando viejos romances y canciones de aquellas abuelas y abuelos que los conservaban en su memoria y su tradición. Y los nervios de los preparativos, y aquellas macro-comidas de todos los folkis allí reunidos.

      Os mando un mazapán y mantecado virtual con una copilla de mistela o champán cibernauta.

viernes, 14 de diciembre de 2012

MARISCO DE GORRINERA

Suite del colesterol. La morcilla, el chorizo y la guarra son la trilogía más típica del embutido tradicional manchego, secado y frito días después de preparados, sin olvidar el lomo de orza y las costillas en adobo, a los que se les dedicarán posts más adelante.
     En estas semanas de "mataeros", cada vez más escasos y más entrañables, y con las escarchas y heladas a la orden del día, estas viandas son el complemento ideal para combatirlos. Aunque en pleno verano, con sudores y calimas, también se da cuenta de los tres alimentos citados, con una cerveza fría, en las tascas del paseo de la Feria.
   Lo que más me gusta es la morcilla. Es especial, tal vez porque sea lo que más trabajo lleva. Esas calderas enormes, cociendo los kilos y kilos de cebollas, previamente peladas. Y luego las sartenes repletas de pisto o arroz para su relleno y mezcla con la cebolla, llenando las tripas lavadas con esmero, y atadas pausadamente, formando las ristras. Me vienen a la mente las imágenes de aquellas cañas colgadas en torno a la chimenea, de las que pendían estos colgantes negros, que asadas son también para chuparse los dedos, y fritas, sobre todo el día del "fritorio" que es cuando más exquisitas saben, más se disfruta.
     Los chorizos también se devoran con ganas. Muy diferentes los que se compran en las carnicerías, a aquellos que las mujeres de mi "Volver" particular, elaboraban con tanto mimo, mezclando con sabia precisión las diferentes especias para darle sabor y consistencia. Me encantaba comerme el picadillo ya adobado de los chorizos, que mi abuela apartaba antes de llenar las tripas y fabricarlos, y que al pasar por la lumbre, era la más exquisita de las carnes picadas, y que ya nunca más volví a probar.
       Para cerrar la "guarra". Delicatessen. Delgada longaniza o salchicha en tripas interminables, partidas con esmero. En otras comarcas llamada "güeña" y que entre el pan crujiente, sobre todo de rosca o de pueblo, es un montadito que relame y derrama la gula por nuestros paladares. Y si no, acordaros de los que ponen en los arcos de la feria, en esas noches de septiembre, que por cierto que mes tan bendito, por la feria, las vírgenes y las personas ilustres y queridas nacidas en él.
       Cierro esta semana con gastronomía. Que ha habido mucho santo, santa y virgen. Y muchas emociones, y muchos hallazgos, y muy buenos momentos. Gracias por seguirme, por leerme, por estar ahí.

    Cuando queráis nos tomamos unas cañas con un platico como el de la foto ¿de acuerdo?  irsen apuntando!
 

jueves, 13 de diciembre de 2012

DE SANTA LUCÍA


"Por Santa Lucía la más larga noche y el más corto día"

  Sol mentiroso de jueves, con gélido ambiente. Aún quedan los rescoldos de las
luminarias de la santa de la vista, que preludia los venideros días navideños. Hoy es día
también de ternura, y encima colorá, que hace pocos años vino al mundo en tierras de
huerta, con raíces de viñas y trigos. Ella es tierna y risueña, y siempre dispuesta a
ayudarme en mi torpeza informática. Muchas felicidades pequeña Mamen, y que la santa de tu día te conceda toda clase de bienes.

Tarde de coche y gente, demasiado lío; sueño con manta y sofá. Oscuro paisaje desde la ventana, en escala de nieblas y  nubes. Carreteras semivacías, cuerpos atrincherados en ropas y guantes, morriña de sol y calor.

Es malo no poder ver. Y más malo aún cuando se tienen ojos, pero no vista, y no sabemos ver las cosas como son, en realidad, y en su justa medida. Y a la patrona de ciegos, modistillas, canteros y fotógrafos le pido que me los cuide, y no sólo los míos, sino otros ojos claros y cristalinos por los que también quiero ver.
Ermita de Santa Lucía, reina de las ermitas del cap y casal, cerquita del capitulet y del Pilar valenciano. Chiesa de Santa Lucía, barrio marinero napolitano, donde se escuchan aún las notas de la canción del mismo nombre. Altar de Santa Lucía, contiguo a la peana de mi Virgen del Olvido,de la que no me olvido nunca, allá en San Bartolomé entre andamios y lonas. Ermita de Santa Lucía en El Jardín, modesta espadaña, caminito de Alcaraz, oliendo y sintiendo ya la paz del Real Santuario de Cortes. Y tantas otras Lucías, que hoy lucen más con sus ojos del rostro y del plato.
 
Diciembre llega a su ecuador, mientras Lucía hace que luzca en nosotros un renovado brillo en el futuro, una nueva mirada a nuevos días no sólo de fríos, sino también de primaveras y azules.

miércoles, 12 de diciembre de 2012

GUADALUPANA


 La patrona de América celebra hoy su día, doce antes de la más buena noche del año. La Virgen de Guadalupe es uno de los iconos más venerados en el mundo, y cuya imagen es difícil de confundir y desconocer. Tal vez sea con nuestra Virgen del Pilar, la silueta más característica de una devoción, de una historia, de una fe.
 De niño leí en un viejo libro de pastas duras, la leyenda del indio Juan Diego, de su manta y de las rosas.
Aquella historia me sorprendió e impresionó. Hoy me fascina la riada de personas que acuden a Ella, y el que como dice una buena amiga mía mexicana: hay muchos mexicanos que no son católicos practicantes, pero sí son guadalupanos.
La burla y el descreimiento que sufrió el pobre indio, me lleva a pensar en la impotencia y la angustia que se siente al decir la verdad y no ser creído. La basílica mexicana acoge hoy millones de personas, que nunca convocará ningún político, cantante o equipo de fútbol.
 La modesta tilma con la imagen de esta inmaculada de rasgos indígenas y ojos misteriosos, brillará más que nunca en ese altar del mayor santuario mariano del mundo, en ese gran país, en este frío diciembre, que hace siglos hizo brotar rosas, ilusiones y sentimientos.
     Y observo hoy con más cariño y devoción, mi rosario, mi icono enmarcado en estaño, mi medalla, mis cuadros con su imagen, mi caja de esmalte, mi escapulario, de esta advocación señera y Señora del mundo.
    Miércoles mediando el mes y la semana. Afuera bajo cero. Adentro calor que aún se mantiene de jornadas pasadas. Hoy es ayer un poco y un mucho mañana. Y a la Guadalupana en el corazón y en la oración, por ti, por mi y por todos.

                      "al ser de día Ave María
                       una mañana, Guadalupana,
                       descendiendo de los cielos
                       se le apareció a Juan Diego
                       nuestra Virgen Mejicana"

martes, 11 de diciembre de 2012

VACÍO

Salto al. A veces nos tiramos sin paracaídas desde insospechados aviones, desde los que nos vemos el suelo, ni la tierra. Y es que nosotros no somos de nubes sino de peñascos a la sombra de árboles.

Envasado al. Para que las cosas no se pongan malas, no se echen a perder. Como el jamón, el lomo...la pena es que no hay bolsas para envasar ciertos sentimientos y hacerlos inmunes a la caducidad.

De vacío. Triste es volver con las alforjas solitarias, sin llenarlas de nada. Y frustrante no llevarse premio, y más aún cuando no puedes/ te dejan optar al mismo.

Espacio vacío. Lo que tienen muchas personas con casas llenas y atestadas de trastos y obras de arte. Aglomeraciones materiales para páramos espirituales. Vacíos corazones en llenos exteriores de nadas inmensas.

Vacío. Cuando has estado pleno. Sobre todo cuando el duende del tiempo se ha ido, dejando de convertir y subvertir el tiempo, haciendo que las horas sean segundos y los instantes casi una vida. Vaciado el mecanismo de este reloj, que vuelve a la realidad de lo diario, menos vacío de lo que se siente.

Vacío rima con rocío. Y con frío. Y con sentío. Con tronío y con gentío, paradójico ¿verdad? ¡ah! y con Bailío...

 Por favor, no me dejéis el blog vacío. Ni el blog ni el...

    Este lunes estoy muchismo cansao, y a pesar de todo me río jejeje


       

       

sábado, 8 de diciembre de 2012

LA PURÍSIMA


Desde el siglo V existía ya una fiesta a la concepción de santa Ana, fiesta que se inicia en el oriente
griego difundiéndose por Italia meridional (en el Siglo VII), Irlanda (desde el siglo IX) e Inglaterra
(desde el siglo XI). Durante los siglos XII y XIV surgieron diversas controversias o debates teológicos
sobre este asunto. Los papas Sixto IV y Alejandro VII, entre otros, prohibieron las enseñanzas
contrarias a la doctrina de la Inmaculada Concepción. El movimiento inmaculista alcanzó gran
pujanza durante las edades Media y Moderna gracias a los franciscanos, grandes devotos y
propagadores de esta advocación mariana.

La creencia piadosa en la Inmaculada Concepción arraigó especialmente en España. Numerosos
templos, capillas, ermitas y monumentos le fueron dedicados, y fue nombrada patrona del reino por
Carlos III, quien además creó la Orden de Carlos III en su honor.
La doctrina fue definitivamente definida como dogma de fe y por tanto revestida de los caracteres de
infalibilidad e inmutabilidad el día 8 de diciembre de 1854, en la bula Ineffabilis Deus del papa Pío
IX. Desde entonces el día 8 de diciembre ha quedado como fecha de la fiesta de la Inmaculada
Concepción en toda la Iglesia Católica.


¡Que día más grande! El día de la Inmaculada Concepción es uno de los días señalados en el año.
Y como dice mi madre, hay muchas vírgenes pero la Virgen de verdad es la Purísima. Y es la imagen
señera, en su universal iconografía murillesca, o también distintas como la que ilustra el post. Me
gusta esta fiesta, me gusta esta advocación y me gusta esta devoción. Y porque hora y media me
separa de celebrar en este día también mi cumple.


"Los labios y el corazón os llaman Inmaculada
porque fuisteis preservada desde vuestra concepción;
noble cual vuestro blasón, en el mundo no hay igual
Sois concebida María
Sin pecado original"

jueves, 6 de diciembre de 2012

DE BARI

Hoy es San Nicolás. De Bari, no confundir con el otro, que es de Tolentino, mira que hay Nicolases por las tierras italianas. También el día de la Constitución, parasiteando la gran fiesta mariana del año, pasado mañana, el día de la Purísima. Pues nada, que ya está aquí este obispo, que por la Europa norteña trasvisten de blanco y rojo, y le quitan sus niños en el barreño y le ponen unos renos..¡hay que joderse!
  No pienso pronunciar ese nombre anglosajón, al igual que esa fiesta pasada de las puñeteras calabazas. Me quedo con estos preludios navideños y con la devoción a este santo, un poco extraño para mí, porque en mi tierra no tiene tirón, aunque existe una imagen en la iglesia de Fátima. Pero sí se que los lunes, son días de deseos y gracias y de un continuado peregrinaje a sus plantas en busca del favor por la súplica.
    Recuerdo su imagen en la iglesia de su nombre y el Salvador, calle Atocha mediada, en mañana de sábado y espera en la capital del reino. Y la, supongo, preciosa iglesia nicolasa de mi Valencia, que siempre hallé cerrada. O las ruinas de la cúpula de la primitiva parroquia requenense, que siempre me fascinó al bordearla por la carretera. O el suntuoso templo barroco murciano, construido por un absuelto de la nada Santa Inquisición, y que en nada acogerá la misa de animeros y auroros, con sus alegres marchas de pascua y aguilandos, en esta Murcia tan navideña y tan preciosa.
     Villarejo de San Nicolás, perdida aldea, perdido santo en tierra de villas y robles, de tinajas y entrañables amigos, en la Mancha que me engancha y me desparrama.
    Y al final la torre de la Villa, de la parroquia cordobesa que me sale al encuentro al alcanzar la meta del Gran Capitán. Altiva y esbelta, la torre cordobesa es un faro en medio del ladrillo, que a la izquierda me guía a la calle Gondomar, para acceder a Tendillas, Jesús-María y mi patio de naranjos, donde tanto pensé, tanto medité y tanta belleza gocé.
      Intensos días quedan. Tres deseos pido al santo, aunque uno casi seguro ya me lo ha concedido. El frío hoy no me alcanza, este teclado y mi hogar son mi refugio, feliz puente a quien lo tenga y ¡San Nicolás nos proteja!

miércoles, 5 de diciembre de 2012

VOLVER A VOLVER


volví a ver "Volver"; para mí, obra maestra y caja de emociones y sentimientos.Retratos de gentes de tu, mi, nuestro pueblo. Para los manchegos , fácil de reconocer a nuestra tía Paula, nuestra vecina Agustina y las comadres plañideras del velatorio.Vuelta a los orígenes, a las vivencias, a las añoranzas. Dura vida, complicadas situaciones siempre con alguna risa, tragicomedia rural permanente en estas tierras marrones y llanas.
   Es parte de mi historia, un poco del matriarcado en el que me he criado, de tanta sabiduría y sentimientos fuertes, a veces hoscos, rudos, como esta tierra, tan seca y tan austera, pero ¡tan maravillosa!

    Con o sin viento solano todos nos volvemos locos, aunque sea momentáneamente como la Paula; y a veces sin esas pequeñas ráfagas de locura sería difícil volver a vivir y soñar. Pues eso, que me encantó
una vez más, años después de verla por primera vez.

¡que tengais cuidaico!

martes, 4 de diciembre de 2012

SANTA BÁRBARA BENDITA

"...que en el cielo estás escrita", es la invocación a la santa de este cuatro de diciembre, patrona de artilleros y mineros, cuyo atributo es la torre como símbolo de su fortaleza. Bárbara es una santa nacida por Turquía, osea que es una santa turca, aunque se ha ido extendiendo su culto y devoción por todas partes.
     Ermitas suyas las hay por doquier. Por tierras valencianas sobre todo. Es una santa elegante, regia, como hija de rey que era, en esta semana plagada de fiestas que prolonga la Purísima con Santa Lucía y la Rosa Guadalupana. En Alicante corona la ciudad un castillo con su nombre, desde donde se ven las mejores vistas de la ciudad y del mar en calma. Por esas cuestas está La hereta, que se come de lujo...os recomiendo ir, y si os invitan mejor jeje

  Y la iglesia de Santa Bárbara de Madrid, Salesas reales, es uno de los templos de la Villa y Corte más singulares y majestuosos, por su condición de fundación real por la reina Bárbara de Braganza. No sé si recordaréis aquella seria llamada también así, que la dejé en el capítulo ochocientos y ya ni se supo...
     
 Persiste el frío tras los cristales. Y detrás de ellos el frío que produce la ausencia. Ya es martes, de esta semana inusualmante corta, rutinariamente larga. Que no haya tormentas, ni rayos ni centellas, y que el cielo sea azul  y tranquilo. Que Santa Bárbara nos eche una mano.

lunes, 3 de diciembre de 2012

ATASCABURRAS

Tocaba ya el post gastronómico semanal, en estos días de termómetros desplomados, y aunque no han caído copos pero si chuzos de punta, hoy toca tratar este plato made in Albacete, de sonoro nombre, y que en Cuenca, tan finolis ellos, llaman ajoarriero.
  El atascaburras es la conjunción perfecta de la patata y el bacalao, en un mutuo revoltijo de amarillentos tonos y texturas. Hay leyendas en torno a su nombre, que sin es por el ruido del mortero, semejante a la pisada de la mula herrada, o de aquellos pastores que lo idearon en una fuerte nevada, y dijeron aquello de "harta hasta las burras".
  Por eso existe la tradición no escrita de que es plato de los días de nevada. Un exquisito mousse regado con un chorreón de aceite y coronado con nueces y huevo cocido (a tí Meriyou no, que se sirvan ellos luego jejeje) y que no falta en la carta de los más típicos bares de la zona.

   En la provincia vecina se le llama ajoarriero. Una vez, hace años me invitó una amiga mía a comer a su pueblo, Villanueva de la Jara, precioso por cierto, y me dijo que ibamos a comer un ajo; yo esperaba una sartén de ajoharina o ajomataero, pero claro ante mi se presentó la fuente de este pastel untable, de tan suculenta imagen y mejor paladar. Y en la boda de las bodas, allá por junio, también fue parte del menú nupcial.
      Muchos lo conocéis. Otros no. Para los segundos os invito a un platico con un vaso de vino o una cervecica fresca. Con mucha patata y bacalao, y buen aceite, el ajo se maja con el palo del mortero, hasta hacer ligar la masa de este buque-insignia de los platos de esta tierra, fría y escueta.

                 "al pasar por tu puerta
                  sentí el mortero
                  algún atascaburras
                  estás haciendo"

    Así dicen las seguidillas petrolinas. Espero pasar por tu puerta y tú por la mía y compartir "atasca" entre risas y miradas. Que hace mucho frío fuera, y que mejor forma de tener calor, en el cuerpo y el alma.

viernes, 30 de noviembre de 2012

LAS TORRES DE SAN ANDRÉS

Que se nos ha acabado noviembre. Sin darnos apenas cuenta. Que hace nada era el día de todos los santos, y ya veis, estamos en los umbrales de la Purísima.
  Se cierra el mes con San Andrés. ¡Mira! si hasta hace rima, igual que con lo de mata tu res, que ya no lo hace casi nadie...¡que pena aquellos mataeros perdidos ya en el recuerdo y la memoria! y por eso el último post de este onceavo mes va del santo apóstol y mártir, crucificado en una cruz aspada.


     San Andrés de Alcalá del Júcar. Neoclásica altura que se mira en el río y a éste le roba un pescado para ponerlo en la mano del apóstol pescador, que con la otra soporta el aspa de madera. Inigualable estampa del pueblo más pintoresco y fotografiado, con los últimos naranjas y amarillos del otoño, como telones de un bucólico decorado.

San Andrés de Córdoba. Barroca portada y torre, en el Realejo califal, donde Esperanza y Buen Suceso llenan los domingos y martes de jolgorio y bulla. Camino de la Corredera y de San Lorenzo, calle larga de tronío entre estípites y dorados, con remembranza de patios de mayo todavía muy lejanos.

San Andrés de Sevilla. Plaza cerrada entre naranjos. Epicentro de los lunes en los que Marta acompaña la rosa caída. Resonando cerca las campanas de San Martín y la Misericordia y los cantos monjiles del Pozo-Santo. Gótico y barroco fundidos con el mudéjar de su cuadrado campanario.

San Andrés de Valencia. Ahora sustituido por san Juan de la Cruz, en la calle del Poeta Querol, tan cerca de mis calles de la Paz y las Avellanas, y que tantas madrugadas ha visto mi retorno arrastrando mi maleta, mis cuitas y mi añoranza de la ciudad que aún no he dejado. Rococó en la tierra del barroco, del color y la gracia.

San Andrés de Carcelén. Escondida entre las calles de esta villa de señorío, en los confines con la ayorina frontera. Templo que durante unos días acoge el crucificado de las Eras, que no quiso ser jumillano, y aquí paró las mulas, como en otros lugares la Virgen paró unos bueyes. Tallas de impronta salzillesca, entre hogueras y antorchas. Y un paisaje espectacular, con el sol poniéndose en la peña Negra y la del Mediodía.

     Y sigue el frío. Y mucho. Aunque a veces las palabras mitigan más el escalofrío y el destemplamiento, e incluso muchas más cosas. Mañana ya será diciembre...¡Dios mío!...y un año más a mis espaldas y una vela más en la tarta, aunque no creo que la parta. Buen güiquen!!





jueves, 29 de noviembre de 2012

NOCTURNO JEREZANO

De la Frontera. Porque hay más Jerez, de los Caballeros (una de mis visitas pendientes), o del Marquesado. Este Jerez, que es como una Sevilla chica, es una de mis ciudades preferidas, a pesar de sólo haberla visitado en un par de ocasiones.

    Jerez tiene ese algo especial que sólo tienen algunos lugares; llámese embrujo, duende, o lo que sea. Pero es cierto que el paseo por sus calles y plazas, sus atardeceres, el bullicio de su centro es algo que engancha, con el regusto a fino y manzanilla que es como un ambientador que impregna el aire.

    Campanarios de Jerez. La esbelta catedral con sus impresionantes gradas, o la monumental fachada de San Miguel que son como la dualidad sevillana catedral-Salvador. Torres y espadañas de Santo Domingo, El Carmen, Santiago o la Merced, donde un apuesto campanero jerezano llora desamores y ausencias. Calles de casas solariegas, palacios y blasones, que recuerdan tiempos sin coches, solo sonorizados por el pisar de la herradura de las jacas cartujanas, en esta tierra de caballos de raza.

     Barrocas Vírgenes de mirada ladeada, con los más bellos nombres y advocaciones, que bajo palio recorren cuestas y estrechas calles ante lágrimas, músicas y silencios. Socorro, Consolación y Merced velan por los jerezanos y las jerezanas desde hace siglos. Aquí me comí las tortillitas de camarones más ricas de mi vida. Porque ya se huele a mar, a faro, a playa y santuario...
    Y de raza también es su flamenco. Porque aquí nació la bulería, y Jerez es gitana y flamenca. No hay villancicos como los de aquí ni más arte en el compás y el quejío. Como las saetas que se escuchan en noches de primavera, al paso del Mayor Dolor, la Yedra o el Cristo.

     Anochece en Jerez. El negro cubre las calles de Bizcocheros, Eguiluz, Caballeros o Larga. La plaza del Arenal empieza a dormirse. En ese momento es un privilegio andar lo desandado y volver a llenarse de sus rincones y sus gentes. Y templetillo se vuelve jerezano, porque Jerez también es tierra de buenas gentes, lo sé a ciencia cierta.
     Y a lo lejos suenan ya las zambombas. Se nos cuela el adviento de esos días que finiquitarán este año.

   Espero volver a verte pronto, frontera del arte y del sentimiento.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

SOY DE ALBACETE

Frío. Esto ya es Albacete en estado puro. Albacete invernal se entiende. Aunque aún no nos ha visitado la nieve blanca, resbaladiza y molesta, pero se la espera, porque las cabañuelas no mienten, y ahí es nada.
     Esta es mi tierra. Anteayer hizo 150 años que le dieron el título de ciudad, que es algo como una licenciatura, tras pasar siglos de escolar y bachiller, cuando era solo una aldea de la bella Chinchilla, nuestro casco antiguo prestado, y luego villa independiente, siempre a la sombra de la ciudad del castillo y las cuestas que dice la seguidilla.
   Me gusta mi ciudad. Es sosa, que no fea, pero agradable. Vital, callejera, tranquila, cercana, porque en diez minutos nos vemos pa una caña ¿no? No tenemos Bailíos, plaza de la Virgen, Giraldas, castillos ni barrios monumentales. Pero tenemos una acera modernista en la calle Ancha que le llama la atención a los de fuera ¿verdad Néstor? Soy de aquí, hasta la médula, con sus cosas malas, su provincianismo, su estrechez y su papel de madre desagradecida. Y es lo que hay, Y tampoco es poco. Porque amanece que no es poco cada día, y esta noche helará, pero el calor vencerá este hielo que nos topa con la realidad y el refrán: "Albacete: nueve meses de invierno y tres de infierno".
      Cierro esta noche el pasaje de Lodares. La calle más bonita de la ciudad. La que espera la pisada de tus suelos y la mirada de tus ojos. Y la ciudad puede con coplas groseras y chistes fáciles. Tal vez por su cabezonería, por su modernez aún en lo antiguo. Mientras el invierno avanza, y la vida también.
      A veces sólo nos basta con poco. Otras mucho es poco. Albacete de los Llanos, mientras las personas giran, cuales caballitos de tiovivos, moviéndose para conjurar el gélido toqueteo del aire solano de noviembre y sus inviernos.

      Alba-sit. Donde nací, no lo elegí, pero tuve esa suerte. Buen miércoles y que sea los que Dios quiera!

martes, 27 de noviembre de 2012

ERES TÚ


Como una promesa, eres tú, eres tú.
Como una mañana de verano.
Como una sonrisa, eres tú, eres tú.
Así, así, eres tú.

  Canción de las canciones. Tú eres yo y yo soy tú. Eres tantas cosas, porque simplemente eres...Y si eres sonrisa eres el mejor regalo, el más valioso, porque no hay nada que una sonrisa no pueda.

Toda mi esperanza, eres tú, eres tú.
Como lluvia fresca en mis manos
como fuerte brisa, eres tú, eres tú.
Así, así, eres tú.

    Hoy ha muerto quien compuso esta bella melodía. Y la lluvia ha vuelto a cubrirnos, como antesala de unas nieves que nos acechan, tan lejanas de las brisas de las noches de verano, tan distintas, tan cálidas. Y la esperanza es lo que nunca se pierde; no hay último, nada termina, porque tú eres lo que espero.


Eres tú como el agua de mi fuente (algo así eres tú)
Eres tú el fuego de mi hogar
Eres tú como el fuego de mi hoguera
Eres tú el trigo de mi pan.


   Mi hogar tiene pan y agua. Y el fuego del calor que combate los fríos de hielos y silencios. Y la música, y la copla que se anudan en la charla y la nostalgia. Trigo y fuente, de la que mana el sustento y la vida.

Como mi poema, eres tú, eres tú.
Como una guitarra en la noche,
todo mi horizonte eres tú, eres tú.
Así, así, eres tú.

   No sé escribir poemas. Ni tocar la guitarra. Pero sé que eres mi horizonte. Tú y solamente tú, que diría el Alborán.
        Canciones de un viejo tocadiscos. En épocas pasadas, en las que tal vez debería haber sido de cuentos y canciones infantiles, pero uno siempre ha ido por libre y ha sido así de peculiar. Eres tú va aparejado a mi historia y a la tuya, y a la de todos nosotros. Nunca dejaremos de escucharla, y esta noche, estos días, de sentirla, con más emoción si cabe.

     Eres tú, y lo demás no importa. Y no me importa nada, nada...pero de Luz hablaremos otro día. Feliz martes y no perder la mocedad y el repartir ternuras y afectos.

lunes, 26 de noviembre de 2012

COMUNICANDO

Un tono, dos tonos...¡uff! parece que no está...ah si, si...¡hola! ¿que haces? cuéntame como ha ido el día, y a ver te digo una palabra y me la sigues, y aquella vez que fuimos a...¡vaya! llevamos una hora hablando, cuelgo...

     A veces este aparato es el único que nos saca del emparedamiento particular de cada uno. Porque la voz humana, siempre es imprescindible, y más la tuya, la vuestra. Bien está por aquí el plasmar sentimientos y conocimientos y comentarlos, pero a fin de cuentas no es sino un papel en pantalla, un lápiz en tecla. Por eso necesito oírte, oiros, y soñar con poder sacarte, sacaros por el auricular, porque estás, estáis ahí, a mi lado, sin distancias, porque tu, voz, vuestras voces me acarician el oído y me dan compaña.

       No quiero quedarme sin batería. Ni en mi móvil ni en este cuaderno de redes y cables. Porque es a veces agobiante el no poder establecer contacto, el sentir cortada la cuerda de la palabra, de la charla y de la realidad. Hoy te doy, os doy las buenas noches y los buenos días, mientras desde el alféizar de mi ventana veo anochecer y amanecer al mismo tiempo. Y suena el ring, ring y vuelvo a sentirme bien, en compañía porque me escuchas, me escucháis.
      Espero tu, vuestra llamada. Y si comunica, insiste, insistir. Siempre habrá un minuto para un saludo, una buena palabra y mil abrazos.

domingo, 25 de noviembre de 2012

OLVIDO, SEÑORA NUESTRA

Llanto callado, serena pena, ojos tristes, pena en la belleza. La Virgen del Olvido enseñorea el final de noviembre, pregonando el cercano adviento, en esta Murcia que ya huele a cordiales, a barro de nacimientos, y suena a aguilando y marchas de pascua.
    La dulce Señora de San Bartolomé derrama sus lágrimas entre tanto contratiempo, tanta discordia y tanta pesadumbre. Nadie como Ella sabe lo que es el olvido, la soledad y la ausencia. Como cuando huyó a Egipto, como una inmigrante sin papeles, sin saber el idioma, en una tierra idólatra. Malo es el éxodo, el silencio y sobre todo el no contar para nada ni para nadie.
     Y la imagen doliente, obra de nuestro siempre recordado Juanjo, aglutina nuestras oraciones y nos une en torno a ella, olvidándonos del olvido doloroso. La amistad entrelaza las oraciones y las emociones, ante su mirada, ante su consuelo.
   Y las velas tintinean su llama, y las flores atemperan su aroma ante tanta grandeza. Y resuena en la capilla, el sentimiento hecho escritura, con aroma a atlántico y virgen morena y a estrechas calles de caballeros sanjuanistas, armados ante otra morena señora en las cumbres de la más bruna sierra. Una plegaria que resuena y mi corazón altera; un ángelus jerezano, como aquella ilustre pregonera dijera, Señora del Olvido, ¡está llamando a tu puerta!
    En breve, entre alhelíes y primaveras, las calles de la Murcia vieja, se emborracharán de tu presencia. Volveremos a tu encuentro, a que no nos olvides, a que no te olvidemos, a sentirte, madre, cerca.

    Soy olvidista. Más que una hermandad. Más que un sentimiento. Casi una herencia.

viernes, 23 de noviembre de 2012

CALLE TEJARES



en mis tiempos de estudiante era una calle
casi-prohibida de viejas corralas, un mundo paralelo rural al burgués de la calle Nueva; el emblemático "Dos de la parra", alguna vieja taberna de solitarias partidas de naipe y alcohólicos no anónimos. Hoy la calle Tejares, que sería en su tiempo sede de hornos que cocerían las tejas para aquellas y desaparecidas casas de una sola planta de un Albacete lejano e inédito, es el pulso principal de la energía de sus habitantes;haga frío o calor sus terrazas están llenas,es el lugar de cita y quedada y la pasarela involuntaria en la cual todo el mundo observa y es observado...cañas y tapas que hemos copiado del estilo andaluz, interminables cafés toreros de sábados
grises de invierno,confidencias y risas, algún que otro lloro, noches calurosas de agosto con amigos de aquí y de fuera, en definitiva RECUERDOS que van diluyéndose para dejar paso en la memoria a nuevos ratos aún por venir; ¿cañusco en Gabanna?
   La calle Tejares es nuestro punto de encuentro, a veces también de desencuentro...pero ya forma parte de nuestros momentos vividos, de nuestras pequeñas epopeyas y siempre será el punto de partida de las próximas templecañas. Frescas en el vaso y cálidas en la amistad.
        Buen viernes. Os espero donde siempre y a la hora de siempre. Y a tí también, no faltes!

jueves, 22 de noviembre de 2012

MENINAS


Siento una extraña fascinación
por estas figuras velazqueñas, de amplias faldas y barrocas
estampas.
La infanta Margarita y sus damas de compañía pueblan las paredes de mi casa, como queriendo traer aires cortesanos y de tiempos pasados a esta actual sinrazón.
Me fascina este retrato de época, esta antología de perspectivas y luces...la pobre Maribarbola, el perrillo, el resto de damas y ese pintor observante
que desde un rincón nos llena de oropeles y cortesanos silencios, la contemplación de esta maravillosa obra, que me entusiasma y me envuelve.
  Menina era la mujer que desde corta edad entraba al servicio de la reina o las infantas. Menina es niña en portugués. Meninas son mis compañeras de piso, en el particular santuario doméstico que much@s  de vosotr@s conocéis. Menina es mi mito iconográfico no religioso.
      Pues eso. Que hoy me acuesto más barroco que nunca. Soy muy de los austrias, sobre todo del barrio de su nombre, que hace tanto, tanto que no visito. Y ya es jueves. Poquito queda para sábados del más bello olvido y para otros venideros de miradas y sensaciones.
    Ale mujeres de basquiñas y guardainfantes! a la cama! que servidor se va a la suya, soñando con nuevos cuadros de realezas y reales momentos. Como las pinturas realistas, como las cosas verdaderas, como tú, como yo...
     Que sino las meninas se harán nocturnas y bajarán de sus cuadros y lo mismo me montan una fiesta de pijamas, y eso no está bonico!
   
     

miércoles, 21 de noviembre de 2012

PATATAS AL MONTÓN


Para mí no hay mayor manjar en el mundo:pataticas en redondo agolpadas en caliente y crujiente aceite de oliva virgen. Un poco tostadas por un lado, y menos por otro, acompañadas de pimientos o de huevos de gallina de corral, en forma de remate de cúspide.También llamadas "a lo pobre", en otrora comida de humildes y ahora sugestivo deleite del paladar, y si van en maridaje o triaje con pimientos o unas chuleticas, ya es el acábose.
   Montón de patatas, montón de ideas y preocupaciones, todo es un enorme montón...mientras voy esperando que terminen de freirse y pueda degustar de nuevo este amarillo oro de la tierra que siempre me hace disfrutar en la mesa, para ir horadando ese montón , que al mismo tiempo va tomando asiento y regusto en mi estómago.
         De chico prefería las patatas alargadas, que ahora son casi siempre congeladas y con un toque de plástico casi jeje. Pero como en tantas otras cosas, la edad hace que cambie el gusto y el apetito. Lo que no cambia es el fondo, el poso. El gusto por las cosas sencillas, de la tierra, de verdad.
     Como unas patatas fritas de esta guisa. Y mejor en mejor compañía. Porque no es necesario más, sólo unas risas, un plato de patatas con algo más, una copa de vino, por ejemplo de Jumilla y ver los cielos que abren el futuro y el presente.
      Pataticas al montón, con un poco de carne al idem (caldereta para los de fuera de aquí) ¿gustáis?
 
   

martes, 20 de noviembre de 2012

BENDITERAS

Barro y agua. La singular combinación de los dos elementos necesarios para el alfar. Y el agua vuelve al barro en las benditeras, en las pilas de agua bendita, el doméstico recipiente, mitad altar, mitad vasija que en tiempo, en tantos sitios presidió zaguanes y alcobas.
      Talavera, Manises, Sevilla, Granada...y los talleres cerámicos se llenan de singulares y coloristas aguabenditeras, con ángeles, vírgenes, cristos o santos, o con granadas, motivos vegetales diversos, que se disponen en la pared como singulares tiestos sin flores, pero sí como polícromos retablos de ancestrales creencias y presentes devociones.
       Agua. Siempre necesaria. Agua bendita. Bendita tú eres, entre todas las mujeres. Benditos y bienaventurados los que son buenos y de buen corazón. Y el niño pequeño que duerme como un bendito. Porque el sueño, y más el de un tierno infante es la paz y el sosiego en su mayor estadio.
          Pila de barro. Esmaltada. Observante. Me gustan. Y una, con mi Pastora Divina y Cantillanera, da la bienvenida en mi portal a quien a visitarme viene. Aunque sin agua. Aunque con alguna lágrima impresa que el viento de mi morada, hasta allí llevó en volandas.

         20-N. Obviamente no voy a escribir de nada con connotaciones políticas. Que inventen ellos. Yo me lavo las manos, aunque no sea con agua bendita. Que bastantes ducas tiene uno...aunque no me quejo ahora, que hubo tiempos peores, y a veces, los ángeles derraman su agua bendita en forma de palabra y de abrazo, aunque no estén en el cielo, pero intenten hacernos vivir, aunque sea por minutos impagables, en una nube, en un trozo de cielo en este mundo, a veces, tan, tan complicado!
       
   

lunes, 19 de noviembre de 2012

JORQUERA


Tengo ganas de regresar a Jorquera, a bordear el río Júcar, a embelesarme en este verde que destaca en el blanco de las paredes horadadas de este cañón impresionante.Esta impresionante mole, antigua capital de un estado,se me asemeja a un reducido Toledo, circundado por un minúsculo Tajo, a la que se accede por una enrevesada sucesión de curvas de bajada y subida. Jorquera, tiene embrujo ; por la noche parece un belén iluminado. De niño, pensaba que las casas resbalarían por la roca río abajo.

Campanario de la Asunción, gótico misterio, esplendores perdidos y esencias aún guardadas. Grandiosa fábrica de elegantes nervaduras y preciosas pinturales murales, que durante un mes al año cobija la perla del Júcar, la flor de Cubas.
   Jorquera, hoy y siempre, una vez más en mi recuerdo, es de esos lugares ligados a mi infancia y a mi querencia. Uno de mis pueblos preferidos de esta provincia mía, unas veces madre y otras madrastra, con tantos contrastes, tantos subibajas, tantos cambios...
     La capital del antiguo estado duerme en su otoñal sueño, escuchando los mil y un silencios de sus calles vacías, mientras el viento y algunas gotas de agua acarician y mojan las añejas fachadas blasonadas. El río rompe la paz con el ruido de la corriente y de un caudal generoso tras las últimas precipitaciones, que han recargado este camino acuático que parte en dos la Ribera y rodea este cabezo, este cortado.
        Comienzo mi semana en este lugar. Con la mente, con el alma. Y tú, que me lees y me sientes...¿quieres acompañarme a callejear por Jorquera?


domingo, 18 de noviembre de 2012

NO PUEDO


CON LA INJUSTICIA
CON LA SOBERBIA
CONMIGO MISMO
CON LA ANSIEDAD
CON LA AUSENCIA
CON LA RUTINA
CON QUE ME COTILLEEN MIS COSAS
CON EL DESPRECIO
CON EL ABUSO
CON LAS MAMARRACHAS
CON LA SOLEDAD INVOLUNTARIA
CON MIS KILOS DE MAS
CON MIS PELOS DE MENOS
CON QUE NO ME LLAMES
CON QUE NO ME ESCUCHES
CON QUE NO ME ABRACES

SEGUIR ESCRIBIENDO QUE ME DUERMO...

sábado, 17 de noviembre de 2012

ÁNIMAS

Hoy es el día de los patronos cordobeses Acisclo y Victoria. Un día que pasa casi desapercibido, porque la ciudad califal está rendida a Rafael triunfante y enamorada de los Dolores más bellos del mundo.
  En otros años he dedicado mi post a los mártires hermanos; por eso hoy quiero hacerlo a algo tan cordobés, tan hermoso, tan elegante y tan apropiado al tiempo que estamos: al cristo del Remedio de Ánimas.
   Ánimas, como popularmente se la conoce en la ciudad es la cofradía del rigor, del silencio, de la majestuosidad. El impresionante crucificado, clavado con azucenas de plata, es el consuelo y amparo de las almas errantes, de las que purgan, de las que no han terminado de morir ni de vivir, y sobre todo de los que ante Él, nos arrodillamos a contemplarlo y orarle.
     Exquisitez en las formas, sobriedad en las hechuras. El farol de cristal ilumina la tintineante llama de la vela encendida para alumbrar la oscuridad de las ánimas, entre tinieblas de las noches, envueltas en incienso, y aromas de rosas, alhelíes y cera quemada.
       Y con el Señor, la Virgen de las Tristezas, que ¡oh paradoja! son las más bellas y sosegadas, en su particular y cordobés atavío, con las manos entrelazadas, sosteniendo el pañuelo de pesadumbres y penas, y el escapulario de plata de la Señora de Montecarmelo, la que tanto quiero y adoro, porque saca las almas del purgatorio.
      Anochece en San Lorenzo. Las altas y góticas naves se quedan  pequeñas ante tanta belleza encarnada en la madera. Y yo sigo buscando el remedio de mi alma, y si eso, el de mi cuerpo, y el de tantas otras cosas.
     ¡ay Santo Cristo, quien en Córdoba estar pudiera!

viernes, 16 de noviembre de 2012

LAPICEROS DE COLORES


...volvería de nuevo a coger aquel sacapuntas de hierro, y de nuevo afilar aquellos lapiceros de colores que siempre estaban en mi cartera y
en mi mesa.
    Retrocedería a colorear láminas, mapas y dibujos infantiles, aunque el lápiz negro todo lo repasara y lo llenara.
    Borraría con la goma, Milán por supuesto, aquellos errores de trazo y de infancia...

    Hoy me he dado cuenta que ya sólo dibujo en blanco y negro, y que echo de menos el color, y que no sé colorear mis estampas.Tal vez es que el trazo negro o fondo negro sobre plata, se ha convertido en mi único proyecto, y no sólo en la obra dibujada.Quiero colores, y emborracharme de ellos, aunque se superpongan y me distraigan y sobre todo color en mi vida, de rosa, de azul, de rojo y de verde esperanza.


 Días de mil y un color; que sea una vida-diez, con diez rosas ( rosadíez).Voy a borrar los
grises y los negros y a llenar todo mi horizonte de rosas, de verdes y de azules. También de rojos, naranjas y morados, y algún marrón, pardo, como yo, como esta tierra que camalonea según el tiempo. Ocres silentes, en la llanura impregnada de cromatismos, como una amplia caja de Alpino.

  Quiero arcoiris perennes, ¡quiero color! y poder vencer el negro de la noche que a veces se abalanza aún de día, neutralizando el sol y la llovizna purificadora que refresca y reverdea el seco luto de tantas cosas.


jueves, 15 de noviembre de 2012

AJOMATAERO


1/2 kg de pan de pueblo
300 gr. De hígado de cerdo
300 gr. De panceta
1 cabeza de ajos
1 cucharada de pimentón
1 cucharada de canela
1 cucharadita pimienta negra molida
1 pizca de clavo
50gr. Piñones
Aceite y sal
Tiempo: 2 horitas
El secreto: no dejar de remover. Estará apunto cuando los piñones suben a la superficie.

 Pura fibra desde luego. Plato excelso de la gastronomía manchega, que compone la trilogía albaceteña con los gazpachos y el atascaburras, que ya tendrán su post en este blog.
Sartenes de patas, con corrillo alrededor, corteza del pan desmigado para untar y navegar en él.
Mataeros de su apellido, con nervios y preparativos en los días previos, y que eran fiesta, trabajo y
reunión ¡ay ese arroz caldoso con pollo para cenar!
       Plato marrón, como marrones son estas tierras recias y frías, donde el pardo llena los paisajes y los
cielos. Ya no se hacen matanzas ni en mi familia, ni mis amigos y eso me crea un poco de morriña de
lo que era anual encuentro, impagable degustación y anhelado acontecimiento de jolgorio, gente y
tradición.
     Ajopringue. De "matadero" como dice mi amiga catalana. El ajomataero es un deleite a pesar de ser una bomba de calorías y colesterol. Y me acuerdo del último que me comí, allá por enero en Balazote, en la generosa sartén de la hija de la Remedios, hecho a la usanza tradicional y casera de esta zona.
     Pasó San Martín. Tal vez a algún cerdo le haya llegado su hora. Y sino para San Andrés. Lo mismo es posible la danza del paso atrás alrededor de la sartén negra, rebosante de este paté caliente de delicias porcinas.
     Lo mismo en las próximas templecañas lo pongo de tapa. Aunque sea verano y haga calor. Y sino pues una templecañas alternativas, que lo mismo están casi mejor jeje
       Yo es que soy muy de Albacete pa tó; y para la comida, casi que lo que más.

miércoles, 14 de noviembre de 2012

TEJEDA


 Es de esos lugares especiales. El monasterio de Tejeda, en la serranía baja conquense es un rincón privilegiado de los sentidos, de la paz, del silencio.
   Desde hace siglos se venera la pequeña imagen de la Virgen aparecida en un tejo, de ahí su advocación, y que es el centro devocional e identitario de toda esta amplia comarca, de la llamada Valencia castellana y de las poblaciones limítrofes turolenses. Hasta en la capital valenciana le han hecho santuario y fiesta en el barrio de Benicalap, mi barrio de referencia de la ciudad del Turia.
     La Virgen de Tejeda es llamada la "perla del marquesado" porque extiende su patronazgo y devoción por el alfoz de la bella y abandonada ciudad de Moya, de la que ya hablé en otra ocasión. Cada siete años asciende las cuestas de la ciudad amurallada para pasar siete días en la iglesia superviviente de las varias conque contó la villa de Moya. El "septenario" de Moya hace que esta zona se repueble de gentes, después de estar siete años vacía, solitaria, con ancestrales danzas que se interpretan en los dieciocho kilómetros que la separan. Una tradición única, peculiar.
    El santuario de Tejeda es para Cuenca lo que el de Cortes es a Albacete. Centro de peregrinación, promesas, ofrendas y exvotos. En muchas cosas me lo recuerda. Y en su contorno, la efigie de la imagen con su particular "radiada" o en la versión del antiguo grabado sobre el tejo, preside casas, parroquias, bares, coches y pechos, con la medalla que cuelga, muy cerca del corazón. Como en Cortes.
     Anexa está la hospedería. Monumental pero acogedora a la vez. Me gustaría ver el atardecer de esta sierra desde sus ventanales, y oír mis pisadas por los pasillos del antiguo convento. Y acompañada de la rica gastronomía de la zona, que mi amigo y "padre" me descubrió en un día de muchas emociones, de alegrías y también tristezas. Como la vida misma, como lo grande en lo pequeño, como la fé y el escepticismo.

      A la Virgen de Tejeda le pido el reencuentro con Ella y su reino, y salud, siempre salud.
      A vosotros y vosotras que me acompañéis en la romería diaria y en el día que retorne allí. A Tejeda.
       

martes, 13 de noviembre de 2012

MARTES Y 13


Y mañana miércoles y 14. Otra vez nos sorprende la temida coincidencia supersticiosa de día y número. De nuevo, las emisoras de radio, la prensa y la televisión se hacen eco de este "fatídico día".
Uno, a pesar de su barroquismo y absurdez no es especialmente crédulo con los hados, ni temeroso con las meigas, pero aunque no existan "haberlas haylas" y sobre todo, los fantasmas reales de cada uno, que son los que verdaderamente nos llenan de miedo y temor.
Ni te cases, ni te embarques. Tranquilidad absoluta, porque el rollo matrimonial está vedado y lejano, y aquí en esta estepa manchega, a pesar de las abundantes lluvias, que han regresado con fuerza, es imposible la botadura de cualquier embarcación, que no sea la palabra y el silencio.
Grises y plomizos momentos de este medio-noviembre que hace honor a su refrán: de los santos a navidad, o bien llover o bien helar; al tiempo que crece la esperanza de vencer misteriosos retos y pánicos, y arrasarlos  de una manera u otra.
   Me quedo con los Martes y Trece de las empanadillas, del viaje a Mallorca de la Pantoja y Encarna, de María Josés Cantudos y Acrapulpol, del tito Agustín y tantos otros gags que forman parte de nuestra historia y recuerdos de risas, de nocheviejas pasadas y de momentos inolvidables que han quedado grabados en nuestra memoria, de forma que casi podemos repetirlos de la misma.
    En San Lorenzo de Córdoba, la bella Virgen de los Remedios seguro que nos remedia más que de costumbre, porque dice la tradición que los martes y trece son sus días de especial intercesión. Por si acaso le rezo y a Ella le pido, ventura y salud sobre todo.

   ¡Y a mí que el trece no me parece un número feo!

domingo, 11 de noviembre de 2012

GREASE

Mira que me gusta a mi esta película. Iba yo a quinto o sexto de egb cuando se estrenó, y aún conservo el single de la canción famosa, que marcó una época. Al Lp no llegué, no había para tanto presupuesto en la Disquería...Pues eso que me gustaba de crío, aunque no la entendía muy bien, pero con el paso de los casi treinta y cinco años la sigo viendo con atención, tarareando las canciones y casi recitando de memoria algunos de sus diálogos.
   Y mira que se pasaron un poco en algunas cosas: Olivia hacía de adolescente con 29 años cumplidos y una participación más que discreta en el eurovisión que ganó Abba ( por cierto, otro dia tocará post abbero) y Travolta tenía ya los 24...aunque Paquita Rico hizo de una reina Mercedes con dieciocho años, bien rebasada la treintena; sin embargo es un clásico del cine, de la música y de la iconografía, que creó una moda, un estilo, una tendencia.
       Me encanta las canciones. Sobre todo Summers Lovers. Y esos número musicales como el campeonato de baile con la descarada Chachá, tan arrabalera. Aunque pa arrabalera la Rizzo, que es la que más me gusta de la película, con ese desparpajo y descaro. O la Frenchy con su pelo rosa rosa, impagable.
     Duduá, duduá. Cincuenta estadounidenses de los que aquí ni nos enteramos. Se han hecho otras versiones, pero nada como la genuina y primera. Escenas impagables como en el autocine, o Frank Avalon de ángel de la guarda de las peluqueras, o la carrera de coches en aquel destartalado canal. Grease sigue vigente, y constituye una de las cintas de mi filmoteca particular, cine más de recuerdos que de barrio.
     Olivia era tan mona. Yo soy fan. O fans. Y ea, que así empezamos la semana con un poco de marcha, en aquellos tiempos de una transición, que los niños de entonces recordamos sin miedos ni peligros. No como ahora, que no ganamos pa sustos ni pa disgustos. Y eso que yo no me puedo quejar... Virgencita, virgencita, que me quede como estoy!!

viernes, 9 de noviembre de 2012

DE LA ALMUDENA

Puente. Catedral. Fiesta. De la Almudena, patrona oficial de la Villa y Corte, siempre ensombrecida por la patrona popular y castiza, la Virgen de la Paloma, humilde Soledad pintada en un lienzo, que reina en agosto, mes más pródigo en fiestas marianas que  este de noviembre, tan poco mariano, tan de otoño y fríos, de sanmartines  y andreses, de santas catalinas y de navidades cercanas.
      Advocación que hunde su origen en la Edad Media, en tiempos inciertos de luchas y conquistas. La imagen que dice la tradición fué hallada en un hueco de la muralla de la antigua ciudadela árabe (al-mudaina), es la titular de su catedral, obra parada durante décadas y que hoy en día completa el paisaje urbano del Palacio de Oriente.
 Demostración de fervor, circunscrita al ámbito oficial y eclesiástico, intentando un tirón popular que en Madrid es patrimonio casi exclusivo de Jesús de Medinaceli y la Paloma antes nombrada.
      Es bonito el nombre de Almudena. Como casi todos los que tienen raíz árabe. Y magnífico el retablo gótico que cobija la imagen principal en el lateral de la sede primada matritense, que vela el descanso eterno de la reina más querida, muerta en plena juventud, María de las Mercedes, la de la copla y el romance de cuatro duques la llevaban, y que fue gran devota de esta virgen e impulsora de la construcción de este templo. Mientras, el lugar que ocupó durante largo tiempo en la antigua catedral de San Isidro, en la madrileñísima calle de Toledo, lo realza la copia de la Fuensantica, que los murcianos afincados en la capital del reino pusieron para no echar de menos a la Virgen de la Vega, señora del huertano jardín.
     Encaramos el viernes. Uno más y uno menos. Y mi indecisión le pide a la Señora de la Almudena que me ilumine y me marque caminos correctos. Ojalá pronto pueda ir a verla, que ya llevo tiempo sin pisar los madriles.