lunes, 26 de agosto de 2013

PA CHANCLAS, DESCALZO

Encaro mi segunda quincena vacacional. Situándome en estos días sin horarios ni obligaciones, después de meses de un no parar. Este relajamiento hace que mi curva ¿de la felicidad? haya crecido de nuevo, tras meses de mantenimiento e incluso de bajada, y es que las cañas frescas entran muy bien, pero no salen completas y claro...
   Tras un finde de patear las calles empedradas de las ciudades renacentistas jaeneras ¿ves lo que te estás perdiendo por no ...? mis pies han vuelto a recibir las molestas vejigas, que siempre salen en vacaciones y con las calores. Y eso que yo no llevo chanclas, porque los expertos podólogos las desaconsejan, y a mi no me gusta esa sensación del gancho entre los dedos, ni tampoco la visión del pie desnudo, que para servidor es algo muy íntimo y con un punto erótico. Por eso no entiendo esa obsesiva moda de chanclas con bermudas, con pantalón de vestir, con todo... y el para mí molesto ruido del chancleteo en el suelo, que parecen golpes de matamoscas acompasados. Que no me gustan, tengo unas y creo que me las he puesto una vez nada más y no creo que repitan.
   Yo voy tan bien con mis zapatillas de esparto, a veces encajadas en el pie, otras en forma de chancla, pero sin melodía y preservando mis garras de las extremidades inferiores. Y a pesar de eso, vaya faena, la piel de mis plantas, ha formado esas burbujas de agua, que como tantas cosas, hasta que no se sequen no dejaran de ser un incordio, leve, pero incordio al fin y al cabo. Cuanto incordio siempre...
      Pues lo dicho, que las chanclas no son de mi predilección. Y mira que me gusta el calzado, los zapatos en general, si pudiera sería como Imelda. Y ahora que lo pienso, hace tiempo que no me pongo unas sandalias recatadas de esas que me gustan. Quizás mañana.
    Y como dice el refrán de un gran amigo mío, referente a las relaciones amorosas: "pa chanclas, descalzo", pues eso me digo, que pies al suelo y que ya ni me molesto. A ver si se me curan estas vejigas y otras más dificiles y dolorosas.

5 comentarios:

  1. Pobre mio!.
    las vejigas, ni caso, se curan solas y si molestan mucho, parches especiales para ellas y se te va el dolor en el momento y secan muy rápido.
    Tus paseos por Córdoba, no te dan eso quebraderos de pies. je jejejjejeeee......

    Buen día......

    ResponderEliminar
  2. Vamos a ver, que las zapatillas de esparto muy buenas para andar tampoco deben ser. Se te debe abrasar la planta. Y cuando te las pones recien lavadas, te ajustan muy bien pero a los 5 minutos te sobra tela para forrar una sombrilla de playa y tienes que ir sujetándolas mientras andas porque te bailan.
    Yo sí que soy de chanclas pero no para hacer distancias. Pero lo mejor para andar haciendo turismo lo saben los guiris: las sandalias anatómicas (pero sin calcetines, por favor). Y dejemos los estilismos para la noche.

    ResponderEliminar
  3. Las chanclas son para ir al la playa o a la piscina....a mi en la ciudad, me parecen un poco incomodas...
    Pero jomío, con unas sandalias, se va la mar de bien, con el píe tan fresquico....yo voy muchismo agusto con ellas.....
    yo me sé otro refrán de chanclas...me lo dijo una amiga mía, a la que le tiraba los trastos un señor casado....y me dijo: mira para estar de puta y con chancletas, mejor me quedo quieta.....y debo decir que estoy totalmente de acuerdo..jajajaja...
    La Polo

    ResponderEliminar
  4. en molinicos no hay chanclas, solo albarcas

    ResponderEliminar
  5. Hola Juanico, dirás que soy un descastado por no comentar ni un solo posts tuyo...Ayer recién llegado de vacaciones y aterrizado en el trabajo...
    el ordenador de casa estropeado y el móvil desde que se me cayó al agua, bueno eso ya lo sabes tú, no funciona como debiera...
    Intentaré ponerme al día de tus posts y seguiré leyendote como siempre...unas veces comentando y otras callando, pero como antes te dije, siempre leyendote.
    Un abrazo fuerte!!

    ResponderEliminar