domingo, 25 de noviembre de 2012

OLVIDO, SEÑORA NUESTRA

Llanto callado, serena pena, ojos tristes, pena en la belleza. La Virgen del Olvido enseñorea el final de noviembre, pregonando el cercano adviento, en esta Murcia que ya huele a cordiales, a barro de nacimientos, y suena a aguilando y marchas de pascua.
    La dulce Señora de San Bartolomé derrama sus lágrimas entre tanto contratiempo, tanta discordia y tanta pesadumbre. Nadie como Ella sabe lo que es el olvido, la soledad y la ausencia. Como cuando huyó a Egipto, como una inmigrante sin papeles, sin saber el idioma, en una tierra idólatra. Malo es el éxodo, el silencio y sobre todo el no contar para nada ni para nadie.
     Y la imagen doliente, obra de nuestro siempre recordado Juanjo, aglutina nuestras oraciones y nos une en torno a ella, olvidándonos del olvido doloroso. La amistad entrelaza las oraciones y las emociones, ante su mirada, ante su consuelo.
   Y las velas tintinean su llama, y las flores atemperan su aroma ante tanta grandeza. Y resuena en la capilla, el sentimiento hecho escritura, con aroma a atlántico y virgen morena y a estrechas calles de caballeros sanjuanistas, armados ante otra morena señora en las cumbres de la más bruna sierra. Una plegaria que resuena y mi corazón altera; un ángelus jerezano, como aquella ilustre pregonera dijera, Señora del Olvido, ¡está llamando a tu puerta!
    En breve, entre alhelíes y primaveras, las calles de la Murcia vieja, se emborracharán de tu presencia. Volveremos a tu encuentro, a que no nos olvides, a que no te olvidemos, a sentirte, madre, cerca.

    Soy olvidista. Más que una hermandad. Más que un sentimiento. Casi una herencia.

6 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Olvidarte no te olvido.
    Jamas te olvide.
    Nunca se me olvidara, nuestra primera vez.
    El olvido, nos lleva a presencia.
    Tu Stma. Madre del Olvido. Ruega por nosotros y por todas y cada una de la causas que te presentamos.
    Olvido, no puedo olvidarte, porque de hacerlo. Mi recuerdo siempre será mi Olvido.
    Buenas noches, Temple.

    ResponderEliminar
  3. Y luego preguntame de que quiero que me escribas. Tu mismo siempre y la matricula de honor esta garantizada. Eres un lujo hermanico y el olvido es imposible. Ayer disfrutamos de una tarde noche entre lo entrañable, lo familiar, lo sincero y lo perfecto. Cuantas tardes asi necesitariamos en nuestras vidas, pero mira, nosotros tenemos el privilegio de podernos regalar esos momentos mucho mas a menudo que la mayoria de mortales... por algo sera.

    ResponderEliminar
  4. ¡Vaya! otra vez con lágrimas en los ojos.
    ¡Menuda tarde-noche la del sábado! Una Hermandad con poco más de 50 hermanos y más de doscientas personas en la Función Solemne.Viviendo la Eucaristía, compartiendo todo. La Coral Benedictus generosa, como siempre. Devota de Nuestra Señora. Su Hija Predilecta.
    Y luego a disfrutar, a reir... como hermanos (más que amigos). La gran familia creada en torno a Ntra. Sra. del Olvido es algo impresionante que llena a todos. Y los que vienen por primera vez así lo sienten y así lo manifiestan.
    Ahora a preparar la Salida Cuaresmal.
    Gracias Temple y gracias a todos los Olvidistas.
    Gracias por tu décima, Ángel. Ahora mismo está en casa del Cabo de Andas de Ntra. Sra. Ella quiso que así fuera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  5. Por cierto, era yo, la Pepi.

    ResponderEliminar