jueves, 13 de marzo de 2014

MOLLEJAS Y RIÑONES


Se que este post no le gustará a muchos de los templetilleros. Lo siento, pero yo soy visceral y claro, me gustan las vísceras, la casquería. Esas mollejas de pollo o cordero, que yo soy ambivalente en eso de las carnes y no le hago ascos ni a ovejos ni gallinos, bien fritas o con su salsita es que me encantan. Bien hechas claro está; friticas con limón, rebozadas, o en su salsa con vino y pimiento, donde luego hacer barquitos de pan, que en muchos platos es el mayor de los placeres, rayanos en la gula.
     Me encantan estas mollejicas, sobre todo a la plancha, crujientes. También las hay de ternera, pero creo que no las probé nunca. Será cuestión de echarles el diente. Molleja viene de molla, y rima con vieja, y con Motilleja, y también con pelleja...Camarero, una de mollejas y una caña

   Riñones. De ternera. Al jerez, con vino, bien limpios que sino huelen a pis de animal, y menos mal que yo siempre los he probado impolutos. Otro platico para este jueves, víspera de viernes de cuaresma, que yo, como soy de los de antes, guardo y me gusta el potaje viudo y la sardina o el lenguado. Los riñones son una exquisitez en las mejores barras de los restaurantes más cuquis. También los hay encebollados y al whisky, de cordero y también de cerdo.Y en salsa parecida a la de las mollejas. Iba a poner en este post los sesos, pero creo que se merecen un post exclusivo.

     Pues eso. Que me dio hoy por ahí. Espero que los riñones funciones bien y no haya demasiadas "mollas". Pero sobre todo que tengáis-tenga momentos de paz y relax para tomaros-tomarme una cazuelica de estas piezas, que ya os lo digo, me encantan. Y el tiempo corre, no se sabe muy bien hacia donde.

6 comentarios:

  1. De la mar el mero y de la tierra el cordero.
    ¡Pienso!.Que con tu extenso surtido de gastronomía. Podías poner un restaurante, clásico de comida Española. Desde el sur al norte y del este al oeste, ¡esos, si! pasando por el centro y sus alrededores.
    ¡Piensatelo!. seria un buen negocio......

    Buen día.

    ResponderEliminar
  2. ¡Dios de Israel! Vaya mal cuerpo se me ha puesto. Ni lo uno ni lo otro. Y no es que no sea yo visceral, como tú y no me guste nada de la casquería pero esto...no puedo, no puedo. Es que ni con la foto. Me quedo con la caña y los "riñones" los pongo para aguantar ovejos y para currar. Y hablando de eso, yo no sé qué hago aquí en la oficina si yo tenía que estar plantando falla (que la mía, como no es de las grandes, aún la plantamos "al tombe", vamos que la levantan a mano los falleros, un espectáculo). Tengo la cabeza allí y no me cunde ná de ná. Yo quiero que sea ya mañana por la tarde. A ver para cuándo un post de chocolate con buñuelos de calabaza o de higo....mmm....que a estas horas, me sientan mejor que las mollejas...jajajaja.
    Un besico mollejico.

    ResponderEliminar
  3. Pos no, tó pa vosotros.... no puedo con la casquería ... con nada. Una aversión visceral. Ni vel -la.
    Un besaco falleros míos

    ResponderEliminar
  4. No puedo, me supera, mi madre si que hacía, pero que yo me los comiera era otro cantar, ahora por mi casa no pasan, se me ocurren cosas mejores que comer...
    La Polo

    ResponderEliminar
  5. Respuestas
    1. Bocafina, que decía mi abuela.

      Eliminar